egipto.com ofertas viaje egipto egipto.com
Home Foro Egiptoman�a Chat Foro antes de viajar Gu�a de Egipto ofertas de Viajes a Egipto. �ltimo Minuto
Web egipto.com   




Las Piramides

ORÍGENES, SIMBOLISMO Y EVOLUCIÓN

"Desde lo alto de esas pirámides veinte siglos os contemplan". La famosa frase con que Napoleón se dirigió a sus soldados al iniciar sus campañas en Egipto muestra la fascinación que siempre han ejercido estas construcciones sobre el mundo occidental.

Símbolo por excelencia de la cultura del país del Nilo, los numerosos mitos que en torno a ellas se han ido configurando siguen incrementándose, a pesar del rigor de las investigaciones actuales.

Y es que no resulta fácil comprender la complejidad de unas construcciones que van más allá de la arquitectura funeraria: la función que realizaba todo el conjunto piramidal, la potente carga simbólica, así como los rituales sacerdotales, la ingente infraestructura necesaria para su construcción y mantenimiento, que incluye una tecnología y unos medios insospechados para la época, son aspectos que dejan ver la extraordinaria cultura de un pueblo en los albores de su historia.

ORÍGENES
"Egipto es un don del Nilo". Por ello siempre ha sido el egipcio gran observador de los ciclos anuales de su río. No tardó, pues, en relacionar los pequeños montículos de limo fértil que surgían tras el descenso de sus aguas con el nacimiento y desarrollo de la vida. De una primigenia colina sale el sol, iniciándose así la creación del mundo, sus habitantes y demás elementos. La Vida.

Antes incluso del período dinástico aparecen ya ciertas tumbas cuya parte visible estaba recubierta por un montículo de arena, símbolo de la aparición del sol, del renacimiento a una nueva vida, y en santuarios muy antiguos, como el de Nejen (Hieracómpolis), ya vinculados a la monarquía, se han podido documentar construcciones de tipo similar.

El faraón ya representa al dios creador, y ha de mantener el ciclo vital que da origen a la vida. Nacimiento y renacimiento se funden. Lo que en un principio era solamente una tumba pasa a ser también morada del difunto, y ha de tener en su interior todo lo necesario para la subsistencia.

Esta simbiosis aparece ya en la Dinastía I, aunque bajo tierra. La tumba se excava en el suelo. El concepto de un acercamiento a la cúpula celeste, elevación hacia el sol, surge en la Dinastía III, constituyendo toda una revolución, tanto ideológica como arquitectónica.
Atras Siguiente


Publicidad